La economía alemana se contraerá un 7%

De enero a marzo el PIB cayó de forma extraordinaria -un 2,2% respecto al cuarto trimestre de 2019, el mayor descenso en una década- y, las previsiones para el segundo apuntan a una caída todavía mayor. No obstante, el Bundesbank considera que se ha tocado fondo en abril y que la economía comienza a crecer de nuevo, aunque "la recuperación es contenida".

De cara a 2021, la institución espera un crecimiento del 3% y, para 2022, del 4%, impulsado por el plan de estímulo 130.000 millones de euros para reactivar la economía del Gobierno de Angela Merkel.

El programa de los socios de la gran coalición alemana está enfocado en impulsar el consumo y la inversión en infraestructura. Además, pretende apoyar a las familias, los Gobiernos locales y que prevé una reducción de impuestos.

"Las finanzas públicas están haciendo una contribución significativa a estabilizando la economía ", aseguró el presidente del Bundesbank, Jens Weidmann, en un comunicado. "El estímulo adicional es apropiado en la situación actual y valoro el programa coyuntural de forma positiva”, añadió.

El Bundesbank advirtió que el escenario económico sigue siendo altamente incierto y presenta dos escenarios alternativos sobre cómo podría desarrollarse la perspectiva, según recoge Bloomberg. Desde el punto de vista negativo, por el que se asume que habrá un rebrote en el número de contagios, la economía podría contraerse hasta en un 10%.

Por otro lado, las últimas proyecciones no tienen en cuenta impacto de la última dosis de ayuda fiscal, pero la institución estima que podría aumentar el PIB en más de 1 punto porcentual este año.

Al plan de estímulos alemán hay que añadir el del Banco Central Europeo (BCE) anunciado este jueves, por el que ampliará hasta 2021 el volumen de compras de su programa de emergencia pandémica con 600.000 millones. Aunque a pesar de esos esfuerzos, la economía de la eurozona registrará una caída del PIB sin precedentes, del 8,7% en 2020.

Además, en abril, las fábricas alemanas experimentaron una disminución récord en demanda, subrayando el brutal golpe de la economía más grande de Europa sostenido por el cierre de empresas para frenar la pandemia.

Los productores de bienes de inversión sufrieron particularmente. Sus pedidos bajaron en picado más del 30%.

El Bundesbank revisa la inflación a la baja

El Bundesbank revisó también fuertemente a la baja sus previsiones de inflación hasta el 0,8 % en 2020 (1,3 % en los pronósticos de diciembre), el 1,1 % en 2021 (1,6 % pronosticado en diciembre), y el 1,6 % en 2022 (1,9 % anterior), según informó Efe.La inflación subyacente, que descuenta los precios de la energía y los alimentos porque son más volátiles, se mantiene estable. Los precios de la energía han bajado por el desplome del precio del petróleo, pero han vuelto a subir después.La caída de la demanda ha presionado a la baja los precios de algunos servicios y algunas mercancías industriales, pero este efecto ha sido neutralizado porque la pandemia ha impulsado al alza otros precios, explicó el Bundesbank.

La institución también destaca en las nuevas proyecciones que la crisis se refleja en el mercado laboral. Pese a las prestaciones sociales como el trabajo a jornada reducida, el desempleo ha aumentado notablemente de forma temporal.

Finanzas.com

También te puede interesar