Regresan a tierra santa reliquia de Jesús

La Custodia de Tierra Santa, a través de un comunicado, ha anunciado con alegría que el viernes 29 de noviembre llegará a Jerusalén un fragmento de la Santa Cuna del Niño Jesús, que fue donada por el Santo Padre Francisco a la Custodia de los franciscanos en los santos lugares. Una reliquia que marcará el inicio del Adviento y la Navidad en la Ciudad Santa, y que permanecerá luego en Belén.

Debido a este acontecimiento, en Jerusalén preparan varias celebraciones, entre ellas una Eucaristía que tendrá lugar a las 9:00 horas en la capilla dedicada a Nuestra Señora de la Paz, dentro del complejo de Notre Dame, y será presidida por Mons. Leopoldo Girelli, Nuncio Apostólico en Israel y Chipre, y delegado apostólico en Jerusalén y Palestina.

De la cuna de Jesús se encuentra el testimonio en el versículo siete del capítulo segundo del evangelio de Lucas, en un pasaje que encierra el sentido de la Navidad: "María dio a luz a su Hijo primogénito, lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el albergue".

Fue el primer pesebre de la historia, objeto de devoción popular que empujó a fieles que volvieron de peregrinación en Tierra Santa, a llevar como regalo los que se consideran los preciosos fragmentos de madera de la célebre cuna que acogió al niño Jesús, todavía hoy custodiados en un relicario con el nombre de Sagrada Cuna (cunabulum).

La idea de colocar estas reliquias de madera en un tabernáculo fue de Gregorio XI (1370-78), más de un siglo después de la difusión de la costumbre lanzada por Francisco de Asís de realizar el pesebre.

El relicario de Gregorio XI fue destruido en el siglo XVIII, durante los trabajos de restructuración en la que se llevó a cabo la fachada principal de la basílica. Se realizó uno nuevo, que duró pocos decenios, hasta el robo de las tropas napoleónicas durante la ocupación de la ciudad en el bienio 1798-99.

Se realizó otro, gracias a la donación de la duquesa Maria Emanuela Pignatelli, embajadora de Portugal. El relicario, que todavía hoy conserva los cinco listones de madera, fue realizado por Giuseppe Valadier. Un trabajo muy preciso: sobre una plataforma de madera pintada a mano, hay una base rectangular de plata con cuatro bajorrelieves.

En el lado delantero está representado el pesebre, en el posterior la última cena, en los lados la fuga a Egipto y la adoración de los Magos.

También te puede interesar