Reconoce IMSS a los casi 2 mil 500 profesionales de Nutrición que laboran en el Instituto

El director general del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Maestro Zoé Robledo, aseguró que la labor del personal de nutrición es fundamental, porque “educan y orientan” a la población para prevenir enfermedades crónico-degenerativas como obesidad, diabetes, hipertensión arterial o problemas gastrointestinales, que se pueden prevenir con una buena dieta y mejores hábitos alimenticios.

Con motivo del Día Nacional del Nutriólogo, que se conmemora este 27 de enero, el titular del Seguro Social destacó que en el Instituto trabajan casi 2 mil 500 nutriólogas y nutriólogos en tres categorías: nutriólogos dietistas, especialistas en nutrición y dietética y nutriólogos especialistas clínicos, que participan y colaboran para el diseño de menús y dietas de la población que está hospitalizada.

Zoé Robledo llamó a la población a seguir con las medidas de protección, sana distancia ante la pandemia y quedarse en casa si no es necesario salir “para que todos juntos logremos aplanar la curva” de contagios por COVID-19.

Por su parte, la líder de Proyecto de Nutrición en la División de Hospitales de Segundo Nivel, María Concepción Domínguez Correa, refirió que en las Unidades de Medicina Familiar (UMF) se ofrecen menús personalizados según la condición física del paciente, tolerancia a los alimentos y consumo de agua suficiente.

Indicó que las UMF cuentan con servicio de Nutrición, donde el personal promueve acciones preventivas para mejorar la alimentación, incluir alimentos de los tres grupos: verduras y frutas; cereales y tubérculos; leguminosas y alimentos de origen animal de acuerdo con el Plato del Bien Comer.

“A través de la educación nutricional se orienta a pacientes y sus familiares en alimentación correcta, completa, equilibrada, inocua, suficiente, variada y adecuada con alimentos frescos, ricos en vitaminas B, C, A, D, E y Zinc, para el buen funcionamiento del organismo”, expuso.

Por otra parte, señaló que el confinamiento, estrés y poca o nula actividad física ha provocado que algunas familias consuman más alimentos no saludables que fomentan el sobrepeso y la obesidad, factores que predisponen a padecer enfermedades crónicas degenerativas como Diabetes, Hipertensión, colesterol y triglicéridos altos.

IMSS