Conoce las 7 maravillas rurales candidatas del 2019

BÁRCENA MAYOR (CANTABRIA)

Ubicada en el valle del río Argoza, esta localidad es uno de los grandes secretos rurales del interior de Cantabria. 

BETANCURIA (ISLAS CANARIAS)

La que un día fuera la primera capital de Fuerteventura, hoy sorprende por sus balcones floridos, sus edificios encalados y sus tiendecitas con encanto donde el queso majorero es el rey. 

BRIONES (LA RIOJA)

Como si fuera la punta de un iceberg, la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción asoma punzando el mar de vides que rodea esta localidad. Cuando se dejan atrás bodegas y vendimias, se descubre un pueblecito de piedras doradas y callejuelas donde el vino, de una forma u otra, siempre está presente. 

CANTAVIEJA (TERUEL)

Teruel le debe mucho de su futuro a pueblecitos como este. Situado en una zona fronteriza como es el Maestrazgo, Cantavieja sorprende por resistir heroico en lo alto de un acantilado y por ocupar esta altiplanicie con calles empedradas y plazuelas porticadas. 

CASARES (MÁLAGA)

Más allá de su postal de casitas blancas salpicando la montaña, este pueblecito malagueño enamora también en primer plano, con callejuelas por las que no pasa un coche y cuya planta retorcida parece un laberinto blanco donde es un placer perderse. 

CASTELL DE GUADALEST (ALICANTE)

Uno de esos pecados imperdonables es quedarse solo en el famoso pantano de Guadalest y dejar pasar la oportunidad de subir hasta este precioso pueblo. La recompensa es mucho más que una fortificación vigilante ya que en sus calles se pueden encontrar diferentes casonas nobiliarias y, por su puesto, unas vistas de infarto. 

CASTELLFULLIT DE LA ROCA (GIRONA)

La curiosa orografía de la Garrocha provoca que aparezcan pueblitos como este, donde un precipicio lo marca todo, desde su precioso abigarramiento urbanístico hasta su inevitable postal. 

También te puede interesar